La diferencia entre un profesional con empleabilidad elevada y uno que no la tiene será el acceso a mejores y continuas oportunidades de empleo.